¿De dónde nos visitas?

jueves, 10 de septiembre de 2009

El Avance De La Agricultura A Costa De La Deforestación

Riego de cañales (Saccharum sp.) en Marcovia, mayo 2009 en donde fué antes una basta extención de bosque seco
Cultivo de repollo (Brassica oleracea) en Tatumbla
Preparación de la tierra para el cultivo de papa (Solanum tuberosum) en Tatumbla, abríl de 2009
A medida que pasan los años la tecnología va innovando nuestras vidas con productos novedosos y facilitadores de las cosas. Pero no todo es ventajoso sin tener sus defectos lamentablemente. La creación de nuevas técnicas para la agricultura no cambian mucho unas de otras, siempre están dirigídas hacia la mayor producción y mejor calidad del mismo. A veces es más fácil debastar una hectárea de bosque que ingeniárselas para mermar el impacto que va a tener sobre dicha área. La capacidad de un campesino de discernir entre lo que está bueno y lo que está relativamente malo o muy malo no es nada del otro mundo para los grandes terratenientes, da lo mismo. No con esto culpo la humildad de una persona que se gana la vida de sol a sol tratando de llevar el sustento a su familia.
Cuando alguien compra una parcela de tierra fértil para la generación de un suministro económico a base de la producción de papas, repollos, caña de azúcar, arroz, maíz, zanahoria, etc. La compra por necesidad de sobrevivir. No obstante las serpientes que vivían originalmente en la zona se ven obligadas a retirarse y en ese fin es en el que perecen ellas. Algunas buscarán los lugares adyacentes ya sean poblados o no. Si una persona se encuentra con las serpientes, su instinto le dice que hacer, es decir darle en la cabeza aunque el animal solamente pase cruzando a un lado. De esa forma se termina con una pequeña o gran población de ofidios y demás.
Si en una hectárea hay arbustos o árboles de tamaño considerable es posible creer que hay codornices habitando el lugar y que si hay arboles en que las hojas y ramas se traslapen unas entre otras, entonces es de deducir que más de alguna paloma, zorzal, zanate, tijul o lo que sea puede nidificar ahí. Esto conlleva a una cadena alimenticia que sería en todo caso el siguiente nivel que es de las aves de presa; como gavilanes y halcones. Generalmente un gavilán vuela muy alto para sorprender a su presa y de esa manera no ser visto por otras aves centinelas que avisarían la presencia de un depredador. No obstante un gavilán no pasa toda su vida en vuelo, sino que busca arboles en donde posarse para dar luego su próximo golpe. Con la ausencia de pastisales donde se esconden los roedores, ausencia de arboles frondosos donde hacer nidos y perchar obliga a las aves a aparecer en lugares impensados y poco frecuentes y hasta riesgosos.
Las personas de pueblo creen en supersticiones y si ven una lechuza (Tyto alba) dirían que es un ave de mal agüero, que se lleva los niños no bautizados, que acostumbra beberse el agua bendita o que es una mujer que se transforma por las noches. Obviamente es falso. Muchas personas lo que hacen es espantarlas de sus casas; casas que están cerca de sus cultivos; cultivos que atraen roedores; roedores que sirven de alimento para las lechuzas. Por ende son controladores biológicos que reducen una población que es altamente reproductiva.
Al momento de preparar la tierra un campesino lo que hace casi siempre es prenderle fuego que es más fácil y barato que pagarle a alguien que limpie la parcela. En temporada seca los incendios se salen de control afectando los lugares adyacentes gracias a la acción del viento que es muy frecuente en esa época del año. Se destruye lo que no estaba planificado y en casos como esos son muy lamentables y frecuentes alrededor de Tegucigalpa. El suelo queda desprotegido, las lluvias lavan el suelo y lo hace más vulnerable e inestable, el agua se dirige hacia las corrientes de aledañas que luego se forman en los ríos y que despues terminan en el mar llenos de sedimentos que enturbian aún más los océanos.
Un buen productor sabe que su cosecha depende del buen estado de la misma, por ello invierte en fertilizantes y biocidas o plaguicidas. Los plaguicidas elaborados por productos naturales se les conoce como plaguicidas de primera generación. Los sintéticos son denominados como de segunda generación, que en muchas ocasiones acaba organismos no nocivos. Y es debido al grado de toxicidad que supera lo que debe matar. A menudo estos contaminan las fuentes de agua y en otro casos cambian el pH del suelo. Por otra parte están los herbicidas, que son otra cosa más que sustancias químicas preparadas para aniquilar monte propiamente dicho. Gramoxone, Paraquat, Diquat, Atrazina y otros interfieren en la fotosíntesis pero son muy peligrosos para el ser humano. No obstante hay cosas peores como Trifluralina, Difenamida, Dalapón y Batilato que son esterilizantes del suelo y que matan organismos que viven en la tierra. Las lombrices la pasan mal con estos productos en gran medida. Claro que es un reto alimentar a las personas pero es todavía mayor el reto de garantizar que ese alimento no mermará posteriormente y que precisamente ese alimento es de calidad y no vector de enfermedades por decirlo así. Si es muy fácil decirlo y complicado hacerlo pero un esfuerzo vale. Muchos terrenos son ocupados para el uso de la agricultura, lo cual no es malo. El uso adecuado de lo que tenemos es parte y debate de nuestras vidas en donde el más astuto sobrevive y el débil perece lo cual no debería ser así. La capacidad que tengamos para resolver nuestros conflictos con la naturaleza y su uso correcto de sus beneficios para el bienestar de las comunidades, será de mucha importancia si queremos que generaciones venideras vean lo que nosotros pudimos ver; el verde, único y contaminado planeta que tenemos que es nuestro hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario