¿De dónde nos visitas?

jueves, 12 de agosto de 2010

Las Aves Y Su Importancia

Las aves son el grupo de vertebrados más numeroso, después de los peces, con casi 10,000 especies reportadas entre extintas y contemporáneas y alrededor de 22,000 subespecies. Se les encuentra en casi cualquier parte del planeta; algunas viven en lugares áridos y secos, otras en zonas polares en donde cierta cantidad nidifica a pesar del clima extremo. La gran diferencia con los peces es que las aves las podemos ver todos los días, mientras que a los peces a duras penas se pueden ver en aguas someras. Esto sin incluir que las aves son más coloridas y emiten bellos cantos.

Las aves son animales cubiertos de plumas, con mandíbulas estrechas en forma de pico recubierto por ranfoteca. La mayoría tiene la habilidad de volar o planear, todas son ovíporas y con gran capacidad de extender sus rangos de distribución.
Taxonomicamente se clasifican de esta forma: Clase, Orden, Familia, Género y Especie. No obstante el nombre común en inglés es pieza vitál para muchos observadores.
En nuestro país tenemos alrededor de 740 especies reportadas y se espera que el número vaya en ascenso gradualmente. Existe en Honduras una mezcla de aves que zoogeograficamente se clasifican como: Neotropicales para las aves residentes y Neárticas para las que migran de Norte América hacia el sur.

Cabe mencionar que 4 especies fueron introducidas ya sea voluntaria o involuntariamente (Patagioenas livia, Passer domesticus, Lonchura malacca y L. punctulata). La combinación de distintas aves hace que tengamos una diversidad y características en tamaños, vocalizaciones, comportamientos, alimentación, reproducción, etc. Agregado a esto, el territorio hondureño colabora para la congregación de todas estas aves. Entre bosques nublados, selvas tropicales, manglares, esteros, lagunas, lago, playas, farallones, islas, océanos, humedales y bosques secos hacen excelentes ecosistemas para formar parte de los distintas habitaos de estos animales emplumados.

Pero quizás muchas personas se hacen la misma pregunta que alguna vez nos hicimos ¿Qué beneficios nos dan las aves? Está comprobado que un ave difícilmente puede matar a una persona, a menos que sea un gran casuario, emú o un avestruz. Sería un caso extremo si eso pasara, pero a lo mucho serían algunas lesiones provocadas por aves estresadas por el cautiverio o padres que cuidaban a sus crías a huevos. Honduras no posee este tipo de grandes aves pero cualquier especie protegería a sus crías o se estresaría por estar encerrada. En cierta forma algunas especies se alimentan de cultivos pero son otras aves que también se encargan de controlar el crecimiento de estas.

Los daños que provoca la Clase Aves son de menor envergadura ya que si se compara con otro grupo de ser vivo, los beneficios se ven más notorios. Entre las plantas y las aves, son los grupos que más provecho pueden traer a una comunidad. Hoy en día la observación de aves es una de las empresas que más genera divisas alrededor de los países tropicales de los continentes como América, Asia y Australia. La explotación del potencial aviar es un nuevo medio de recaudar fondos de una manera legal y segura. Todo empieza con la capacitación del personal o personas interesadas en las aves, por medio de charlas introductorias, talleres de observación, planificación de giras de campo, prácticas de identificación, etc.

Una persona que sabe sobre la naturaleza y vida silvestre, es aquella que es observadora de aves. Pero para llegar a ese punto primero debe saber qué es un ave, su comportamiento y sus hábitos. Para ello la persona debe ser capacitada con alguna de las opciones antes mencionadas. La creación de medios en Internet que hablen de las aves y su importancia, así también como los lugares idóneos para la observación, son pieza vital para la educación misma del hondureño. La publicación de registros nuevos para el país, generan y llaman la atención de propios y extraños. Ya sea por medios escritos como diarios, revistas, etc. Los medios como la radio y la televisión son impulsadores de ideas novedosas que pueden ser escuchadas y vistas por casi todo el territorio hondureño y se necesita más proyección sobre el tema.

De esta forma se involucra más a la sociedad a que participe de alguna forma; ya sea con fotos de aves, videos, historias de sus viajes, interacción entre científicos y pueblo en general. Hoy en día las redes sociales son bastión de información, a veces de primera mano y que en muchos casos sirven para adherir a más personas en el estudio y aprendizaje de las aves. De esta forma se puede decir que las aves generan amistades, nuevos contactos, invitaciones a eventos ambientales, charlas, talleres y por ende un ingreso económico para personas particulares o empresas dedicadas a este rubro que puede llegar a un buen nivel con la debida capacitación.

Los beneficios que pueden generar las aves en cuanto a lo económico pueden ser:

Creación de guías locales, trifolios para las aves de ciertas áreas protegidas con sus respectivos nombres científicos e inglés.

Realización de CD’s de cantos de las aves. Una herramienta útil en el campo que ayuda a clasificar las aves que no se observan pero si se escuchan.

Programación de viajes para la observación. Esto se puede hacer con personas que sirvan de guías a determinado grupo. Puede ser una empresa dedicada a esto específicamente o guías privados que trabajen por su propia cuenta.

Transporte. La movilización de personas hasta cierta área de observación genera ingresos a cualquier transportista. Ya sea por avión, taxi, bus, auto rentado y en muchos de los casos el pago de mulas para llevar equipo como mochilas y los mismos visitantes. El uso de lanchas para ver aves en los farallones, pipantes, botes inflables para hacer rafting mientras se viaja en ríos de grandes rápidos. El uso de motocicletas en algunos casos es más certera que usar auto, sobretodo si son distancias relativamente largas pero congestionadas. El ferry para conducirse de un lugar un tanto alejado como ser Cayos Cochinos o el centro de visitantes de Cuero y Salado.

Equipo. Aquí se incluye todo lo que el observador invirtió para salir a buscar aves. Esto puede ser alimentación, gorras, sombreros, lentes de sol, navaja, mochila, zapatos para caminar largas distancias o botas de hule, pantalones de bolsas a los lados, chalecos, chamarras para el frío o lluvia, guías de campo, binoculares, focos, grabadora, MP3, computadora, teléfono celular, GPS, telescopio, cámara de video o fotográfica, etc.

Hospedaje. Ya puede ser desde un hotel hasta una casa particular que sirva de albergue. En algunos parques, las cabañas.

En cuanto a la conservación o protección de las aves se generan:

Conteos de aves. Estos conteos se realizan con la participación de biólogos miembros de ONG’s, gobierno y comunidades aledañas a los sitios de observación. Dichos conteos deben ser entre los meses de septiembre a marzo ya que en ese tiempo contamos a las aves migratorias que representas más del 30% de todas las aves en el país.

Empleo. Los guarda recursos son contratados por determinado tiempo con el fin de proteger y estar al tanto de las áreas protegidas. Pueden ser empleados como funcionarios de alto rango como un ministro hasta un chofer de un auto asignado a una institución que vele por la vida silvestre. De igual forma las ONG’s de rescate y protección de aves y zoológicos que emplean a personas para determinada función.


Financiamiento y estudios. Esto incluye todos aquellos proyectos con fines de estudios científicos, conservación y protección de las zonas donde vive determinada especie como por ejemplo el colibrí esmeralda. Así también la recopilación de datos para organizaciones que tienen que ver con las aves.

ONG’s. La agrupación organizada conlleva grandes oportunidades de manejo, rescate, protección, estudio y proyectos que pueden traer beneficios a una comunidad, sociedad y al mismo país. Cabe mencionar la reciente creación de la Sociedad Hondureña de Ornitología (SHO).

Las aves son potencial turíticamente hablando, ya que por medio de estos seres el visitante tiene la oportunidad de encumbrarse a los lugares más reconditos del territorio nacional, conocer ciudades, pueblos, cultura, lenguas nuevas, comidas, costumbres, creencias muy propias de nuestra gente. En muchas ocasiones pasamos por alto la importancia que tienen muchas aves en nuestro diaro vivir. Acciones que solamente dedicando un poco de tiempo podemos observar su gran valor.

Otras importancias que no podemos pasar por alto:

Contraladores biológicos. Muchas rapaces tanto del Orden Falconiformes como Strigiformes ayudan a mermar la incidencia de especies altamente reproductivas como ratones, saltamontes, grillos, palomas de Castilla, etc.

Propagadores de semilla. Muchas especies de la familia Thraupidea hacen esta valiosa labor, así como el zorzal y algunos mosqueros. Dichas semillas germinan aún más rápido con los desechos fecales de las aves que sirven de abono mismo.


Indicadores. Estas especies incluyen a los martines pescadores que son señal indudable de que el río o quebrada está saludable. Los halcones y gavilanes hacen ver que un área determinada está siendo cubierta para mantener estable un considerable número de plagas como roedores por ejemplo.

Biocombustible. El guano extraido de los desechos fecales de las aves marinas es utilzado como fuente energía, suplantando el uso de combustibles fósiles.

Polinizadores. Esto lo hacen las 41 especies de colibries reportadas en nuestro país en su incesante busqueda de néctar. De misma forma los mieleros hacen esta labor.

Limpiadores de carreteras. Muchas veces no se toma en consideración el trabajo que hace la familia Cathartidae con sus 4 especies en Honduras, pero gracias a su voráz hambre es que los cadaveres mal olientes de animales dura menos en las carreteras.

Inspiradores de imaginación. Aunque no parezca cierto, las aves son fuente de inspiración para grandes músicos, escritores, novelistas, etc.

No obstante la variedad de especies y su esplendor no se puede disfrutar si no se toma en serio su protección y reproducción contínua y libre. Hoy en día Honduras es parte de convenios internacionales del comercio de especies en peligro de extinción conocido como CITES, pero eso no basta si las autoridades no saben lo que deben proteger y qué hacer después de su decomiso. Por ello se necesita capacitación de las personas responsables de llevar a cabo el respectivo cumplimiento de las leyes y convenios nacionales e internacionales de nuestra fauna y en este caso de las aves.
Por muchas razones, si existe un día para poder empezar a valorar como se debe a las aves, es hoy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario