¿De dónde nos visitas?

miércoles, 18 de mayo de 2011

Parque Nacional Nombre de Dios (PNND) y sus aves

Cambios de luz en GranaditaZamia oreilly, una palma endémica de Honduras
Trachycephalus venulosus, se encontraron varias en un mismo sitio
Río Cuyamel en su máxima expresión
Leptodon cayenensis, se encontró a orillas de un quinel en la Laguna El Cacao
Manacus candei, abundante en Granadita saltando de un lado a otro
Laguna en Granadita, una parte alta
Amanecer en La Ensenada
Kinesternon sp. aundante en los charcos y pantanos de La Ensenada
Una iguana juvenil durmiendo en una hoja, totalmente inmóvil
Basiliscus vittatus apreciendo el humedal de La Ensenada
Estero Las Mujeres con presencia de especies variadas de garzas y martines pescadores
Entrando al quinel de los monos aulladores
Muelle de la Laguna El Cacao
Curculionidae
Buteo brachyurus, se observaron varios por Río Cuyamel
Orillas del Río Cuyamel
Bosque de Granadita
Allouta palliata, mono aullador macho

Honduras es un país ubicado justo en el centro del continente americano, bañado por dos océanos; el Atlántico y el Pacífico. Las tierras bajas del Caribe ocupan el 16.4% del territorio nacional, mientras que las tierras bajas del Pacífico un 2%. Los valles y tierras altas del interior ocupan 81.7% de nuestra superficie, de este porcentaje el 79% corresponde a sistemas montañosos. Por esa razón Honduras tiene un relieve bastante desequilibrante y ondulatorio, con pendientes pronunciadas y declinaciones del terreno bastante notorio, sobretodo en la parte central del país. La mayoría de las tierras muestran pendientes mayores al 25%. Por lo que los afluentes de agua son notablemente conspicuos. A pesar de ello, Honduras no posee montañas considerablemente altas, siendo Celaque el punto más alto del país con 2849 msnm.

En 1962 Leslie Holdridge clasificó todos los ecosistemas de Honduras por zonas de vida, las cuales se dividen de esta forma: Bosque muy húmedo tropical, Bosque seco tropical, Bosque muy seco tropical, Bosque húmedo subtropical, Bosque muy húmedo subtropical, Bosque seco subtropical, Bosque húmedo montano bajo y Bosque muy húmedo montano bajo. Dichas zonas de vida están distribuidas a lo largo del territorio hondureño, lo que le da un mayor número de ricos y variados ecosistemas en el que convergen muchas especies de animales y plantas. Los ecosistemas van desde pantanos y humedales en temporadas de lluvia, pasando por bosques de pino y roble, subiendo a los siempre interesantes bosques nubosos y bajando hacia los bosques de matorrales espinosos y casi desérticos.

El primer registro de un ave documentada en Honduras, data de 1841 en la Bahía de Trujillo con la especie Manacus candei, clasificada en ese entonces por Emile Parzudaki. Monroe (1968). Desde mediados del siglo XIX hasta 1965 alrededor de 35 naturalistas y ornitólogos visitaron el país con el fin de extraer muestras de piel de las aves, lograr fotos y obtener especímenes, en gran parte motivados por la aventura y también por invitaciones hechas por las compañías bananeras. Actualmente hay en Honduras 746 especies reportadas (Enero de 2011), agrupadas en 22 Órdenes, más de 70 Familias y más de 400 géneros. A finales de Noviembre de 2010 se logró llegar a 745 especies, gracias a los 2 nuevos registros para el país realizados por Robert Gallardo y Mayron M. Mejía en el sitio Ramsar número 1000, específicamente en La Berbería, Departamento de Choluteca. Esas 2 especies eran: La gaviota de Heerman (Larus heermanni) y el rascón picudo (Rallus longirostris). Finalmente en Enero de 2011 se llegó al número antes mencionado con el primer registro para Honduras del pato cabeza roja (Aythya americana) en el Lago Yojoa.

Según las estimaciones hechas por los expertos se espera que la lista llegue o alcance las 800 especies, debido a diversos factores como migraciones de poblaciones de ciertas especies que se encuentran en los vecinos países, además de aves que se alejan mucho de sus límites tanto Sur y Norte y que vagan errantemente y finalmente logran ser vistas por algún observador de aves. A pesar de ello, solamente tenemos una especie endémica que habita en los bosques muy secos. El colibrí esmeralda hondureño (Amazilia luciae), actualmente está ampliando su rango de distribución en el país pero aún así no deja de estar en peligro crítico. (BirdLife International, 2000). Desde que se le encontró considerablemente en el Valle de Aguán su protección ha tomado mayor fuerza y se realizan esfuerzos titánicos para preservar la especie en un ambiente bastante intervenido.

Hay una gran variedad de ecosistemas en la que convergen una increíble cantidad de especies de aves como la parte Este de Honduras, con sus selvas tropicales y casi intactas por el ser humano. Más de 400 especies habitan esta zona del país y muchos registros nuevos recientes provienen de Olancho y Gracias a Dios, por lo que recordar qué especie vio primero es difícil de recordar para los turistas que visitan dichos lugares.

El Parque Nacional se encuentra en la Cordillera Nombre de Dios, entre los Municipios de La Ceiba y Jutiapa en el Departamento de Atlántida, Honduras. Limita al Norte con la línea costera, desde la desembocadura del Rio Cangrejal, hasta la desembocadura del Río Papaloteca al Este del Parque. El área comprende un total de 30,281, de las cuales aproximadamente 11,000 son ocupadas por la zona núcleo. Las elevaciones persisten muy bajas por toda la línea de la costa pero muy adentro del Parque el punto más alto es de 1725 msnm en Pico Montaña Corozal, donde hay numerosas partes prístinas donde el bosque no ha sido influenciado ni fragmentado por la presencia humana. Por tanto la existencia de plantas y animales raros no sería una sorpresa. El Bosque muy húmedo montano bajo predomina en 70%, el resto es declarado como Bosque muy húmedo subtropical, que se ubica en elevaciones bajas hasta los 800 msnm.

El Parque Nacional Nombre de Dios tiene dominancia en un 70% de bosque muy húmedo Montanano Bajo Subtropical (bmh-MBS), mientras que el 30% restante se clasifica como bosque muy húmedo Subtropical (bmh-S) (PDBL 1990), que dicho sea de paso se encuentra entre los 200 y 800 msnm. A partir de aquí, las consideraciones de que 11,000 Ha son completamente vírgenes y la existencia de 24 fuentes de agua, hace ver el potencial en biodiversidad que aún no se termina de contabilizar en el área, además de poseer esa conectividad con el Parque Nacional Pico Bonito y ser parte de una de las zonas con mayor endemismo en Honduras, como lo es la Cordillera de Nombre de Dios. El PNND posee elevaciones desde el nivel del mar hasta los 1725 msnm en la cumbre de Pico Montaña Corozal dentro de la zona núcleo que son aproximadamente 11,000 Ha.

Los cambios de luz son frecuentes a este estrato altitudinal y las variaciones ecológicas van cambiando notablemente a medida que se acentúa una pendiente de mayor grado, por lo que encontrar especies que prefieren alojarse o vivir desde los niveles del mar hasta los 300 msnm, sería en raras excepciones que mismas especies se localicen arriba de los 1500 msnm, a menos que la dependencia de alimento sea una impiedosa necesidad y tengan que migrar hacia arriba o viceversa en búsqueda de suplir los requerimientos energéticos que necesiten. Debido a que los hábitats son muy variados y su biodiversidad depende casi exclusivamente por el nivel de intervención antropogénica, las concentraciones de aves se vieron más notorias dentro del bosque como tal, mientras que en lugares abiertos, despejados o semi-intervenidos los avistamientos decayeron en 4.5%. Por otra parte de las 94 especies de aves registradas en La Ensenada, Granadita, Laguna El Cacao, Estero Las Mujeres y Río Cuyamel, solamente 16 son neárticas, es decir migratorias que son reflejadas en un 15.04%, mientras que los 78 especímenes restantes son consideradas como residentes se engloban en 84.96%.

Por el rol que desempeñan las aves en su ecosistema se puede concluir fehacientemente que a pesar de que algunos lugares se mostraron con intervencionismo marcado, existe un cierto grado de buen estado dentro del papel ecosistémico del área. Se reportaron 7 especies de raptores diurnos y un nocturno, 3 de las cuatro especies de carroñeras y una gran cantidad de especies que se proveen de energía a base de invertebrados costeros o los mismo insectos del bosque propiamente dicho. La poca presencia de plantas con flores mermó la variedad de colibríes en los alrededores así también los árboles frutales no poseían el suficiente suministro por ejemplo para especies de tucanes, que solamente se logró observar una especie. Siendo un Parque con numerosos afluentes de agua dulce, pantanos y zonas marino-costeras, representan lugares idóneos para cierto grupo de aves que se relacionan a duchos sitios y son asimiladas en un 22.56% del total encontradas. Especies indicadoras de ríos o aguas limpias como Sayornis nigricans, Megaceryle torquata y Chloroceryle americana son ejemplo de ellos.

En el diagnóstico biofísico realizado en el Parque Nacional en Mayo de 2010, arrojó 69 especies de aves encontradas por Sherry Thorn, Adán Flores y David Medina. Por sus características reflejadas en el informe, las aves costeras o de hábitos acuáticos fueron muy notorias, siendo la Familia Scolopacidae, una de las más numerosas en cuanto a especies. El trabajo de enlistar especímenes desde el 31 de Marzo de 2011 hasta el 2 de Abril, tenía como propósito de superar el número anterior, ya que se contaba con más tiempo y mayor diversidad de lugares para muestrear. Por tanto se trató de hacer un esfuerzo para recabar la mayor información posible acerca de las aves, su comportamiento durante los avistamientos y lugar en específico. Siguiendo la Cordillera Nombre de Dios, en el Refugio de Vida Silvestre Texíguat y el Parque Nacional Pico Bonito, es donde se concentra gran cantidad de especies para el aviturismo responsable y sus números de especies siguen aumentando, por lo que el Parque Nacional Nombre de Dios no es la excepción y sigue un rango de distribución de especies que se encuentran en dicha cordillera, lo que es de apreciar por su conectividad entre las otras áreas protegidas antes mencionadas.

La mayor parte del trabajo se realizó en las comunidades y los alrededores de: La Ensenada y Granadita en el Municipio de La Ceiba. La Ensenada como sitio base y lugar de partida hacia el resto de lugares. Consiste en un sitio con desembocaduras o barras de algunos ríos como Cuyamel y pequeñas quebradas, teniendo la línea costera al Norte y al Sur un parche de bosque inundado y cierta cantidad de palma africana. Granadita como un lugar de paso y la montaña como tal, siguiendo un sendero, atravesando pequeños cultivos de cacao, maíz y algunos árboles de mango sembrados desde hace mucho. Finalmente se ubica una pequeña laguna rodeada de plantas acuáticas y dentro helechos. Laguna El Cacao, en el Municipio de Jutiapa, siendo uno de los mejores lugares con paisajes escénicos y con aves que fácilmente pueden impresionar. Es un espejo de agua que es rodeado por espeso manglar y quineles que surgen entre la espesura de la vegetación. La laguna es hogar de numerosas especies de aves acuáticas y rapaces diurnas y al final de su desembocadura existe una barra donde se concentran aves limícolas aprovechando la oportunidad de alimentarse.

Río Cuyamel es otro sitio muestreado del cual se obtuvieron aves no observadas en los otros sitios. Consiste en un lugar con aguas cristalinas y saltos de agua de más de 3 m y constante movimiento de la corriente. Existen claros que dan una particularidad a las aves que vuelan alto, como los gavilanes y vencejos que se pudieron apreciar. El estero Las Mujeres consiste en un humedal costero, con un canal que sale al mar y donde se observan numerosas especies de aves ictiófagas. En el humedal se pueden escuchar y ver aves de hábitos acuáticos e incluso nidos de rapaces.

Existen numerosos lugares que representan una opción aprovechable para ciertos animales que encuentran sitios con grandes espejos de agua para diferentes fines. Si tomamos el ejemplo de algunas aves, muchas pueden visitar esos lugares para descansar de un largo viaje en Otoño o comenzando el Invierno en su ruta hacia el Sur o las que provienen del Sur con dirección al Norte en Primavera. Ese sitio debe llenar las condiciones óptimas para la estadía de estos viajeros, dándoles refugio y alimento cuando lo necesiten. Además están las aves que cumplen un ciclo de vida en lugares con presencia de agua y vegetación de manglar circundante, como ser las residentes. Estas nacen, se reproducen y terminan su tiempo de vida sin hacer grandes esfuerzos por salir o cambiar de hábitat. La Laguna El Cacao abarca los requisitos para estos dos grandes grupos de aves que convergen tanto dentro del bosque, las orillas del manglar, la desembocadura, y playas aledañas. Recorriendo la laguna, se logran observar diversas aves costeras, loras, mosqueros y rapaces de buen tamaño, grupos de dietas muy variadas, además de otras aves no menos importantes.

Según sea su importancia o decadencia en poblaciones a nivel mundial, ciertas aves tienen razones para estar en algún tipo de riesgo, ya sea por perdida de hábitat, caza, deforestación o domesticación.

Anhinga anhinga es una especie eminentemente ictiófaga, muy popular cerca de los esteros, manglares y lagunas. Para la UICN es una especie que su estatus es de Preocupación Menor.

Pelacanus occidentalis presenta similar situación que el anterior para UICN.

Ardea alba una de las garzas más populares en toda la zona. Actualmente es de Preocupación Menor.

Bubulcus ibis es una especie de garza de origen africano pero muy adaptable al medio y presenta Preocupación Menor.

Butorides virescens tiene la misma connotación de Preocupación Menor.

Leptodon cayanensis es un milano de Preocupación Menor para UICN y se encuentra en el Apéndice II de CITES.

Buteogallus anthracinus se reconoce en el Apéndice II de CITES.

Herpetotheres cachinnans de Preocupación Menor para UICN y se encuentra en el Apéndice II de CITES.

Charadrius semipalmatus es un ave que se le encuentran en playas. Actualmente está en Preocupación Menor.

Actitis macularius es representada similar que la anterior como de Preocupación Menor.

Calidris pusilla es una especie migratoria de Preocupación Menor.

Numenius phaeopus es considerado como de Preocupación Menor para UICN.

Aratinga nana se encuentra en el Apéndice II de CITES y para UICN es de preocupación Menor.

Pyrilia haematotis también se encuentra en el Apéndice II de CITES, mientras que para UICN es de Preocupación Menor.

Piaya cayana es de Preocupación Menor.

Glaucidium brasilianum se encuentra en el Apéndice II de CITES y de Preocupación Menor.

Eumomota superciliosa es de Preocupación Menor.

Chloroceryle americana es de Preocupación Menor para UICN.

Ramphastos sulfuratus es de Preocupación Menor y se encuentra en el Apéndice II de CITES.

Xiphorhynchus susurrans es para UICN de Preocupación Menor.

Las especies representadas en la Laguna El Cacao en la actualidad no son globalmente amenazadas, pero esto no refleja que su existencia sea constante en la zona, a menos que se demuestre específicamente acerca de sus estimaciones poblacionales y posibles riesgos para ellas. De esta forma se puede asegurar con mayor certeza de que las especies de aves que representen la Laguna El Cacao se mantienen en equilibrio o no.


2 comentarios:

  1. Hermoso mi pais, con unas bellezas naturales unicas!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. NUESTRO PAIS TIENE TANTAS BELLEZAS NATURALES PERO NO LAS SABEMOS APRECIAR SI NO QUE LAS DESTRUIMOS Y CONTAMINAMOS

    ResponderEliminar